jueves, 26 de agosto de 2010

¿Cómo nos beneficia la transmisión de calor?


¿Cómo nos beneficia la transmisión de calor?




Al poner en contacto dos cuerpos a distinta temperatura, el flujo de calor pasa del cuerpo con mayor temperatura al de menor temperatura. Así, el calor puede transmitirse de un cuerpo a otro en tres diferentes formas: conducción, convección y radiación.

Conducción
El calor se propaga por conducción en los sólidos, al calentarse, se agitan y transmiten el calor a las partículas aledañas. No todos los sólidos conducen el calor de la misma manera.
 Estos pueden ser:




Conductores.
Transmiten bien el calor porque tiene alta conductividad térmica. Los metales son buenos conductores de calor. Por ejemplo, al acercar una cuchara de metal al fuego, esta se calentará a tal punto que tendremos que soltarla para no quemarnos.



Aislantes.
Impiden la transmisión del calor porque tienen muy baja conductividad térmica. Por ejemplo, el aire, la madera y los plásticos son muy buenos aislantes.
Convección
 El Calor se propaga por convección en los líquidos y en los gases. Esta propagación se produce mediante ondas; es decir, no necesita ningún material para pasar de una sustancia a otra.




Al estar las partículas más separadas que en los sólidos, estas moléculas pueden trasladarse. Así cuando calentamos un líquido o un gas, sus moléculas se alejan unas de otras, disminuyendo la densidad. Al ser menos denso, el líquido o gas tiende a subir, y el de menor temperatura baja formando corrientes de convección
Radiación
El calor se propaga por radiación a través del vacío. La radiación sólo necesita ondas visibles o invisibles, que se producen en cuerpos con temperatura muy alta. Es la manera más rápida de transmitir calor. De esta forma nos llega la energía del Sol, la de una fogata, etcétera.

Esta radiación es en parte absorbida y en parte reflejada. Un buen absorbente de radiación es un mal reflector y viceversa. Los cuerpos negros absorben gran parte de la energía calórica, a diferencia de los cuerpos blancos o pulidos como los espejo, que reflejan la mayor parte dela energía calórica. Cuando un cuerpo está suficientemente caliente, puede llegar a emitir radiación visible. Por ello, al calentar un metal, si al principio acercamos la mano, sil llegar a tocarlo, notaremos el calor. Si se calienta más, se pone al rojo vivo, porque emite energía en forma de luz roja.

1 comentario: